Las épocas de menos trabajo del traductor autónomo

Ayer leí la última publicación de Aitrad en la que nos recuerdan que los períodos con poca carga de trabajo también forman parte de la vida de los traductores autónomos y me he sentido muy identificada. Así que he pensado que sería buena idea escribir sobre mi experiencia y daros algunos consejos que creo que os podrían ayudar para superar estos momentos.

Aunque compagine la traducción y la enseñanza de inglés y esté siempre ocupadísima entre el trabajo, los proyectos, las investigaciones y las clases, también tengo temporadas de menos trabajo, estrés y preocupaciones. De hecho, llevo casi dos semanas con poco trabajo, lo que me está empezando a agobiar. No obstante, procuro llevarlo de la mejor manera posible y contar hasta diez siempre que me siento desmotivada o estoy preocupada por la situación, los ingresos, el trimestral y todo lo demás.

De modo que, en estos momentos, intento aprovechar las horas libres al máximo para buscar nuevos clientes, formarme, mejorar mi organización, terminar proyectos pendientes y también para descansar, pasar tiempo con mis seres queridos y mis amigos y dedicar tiempo a mis aficiones.

Índice de contenidos

¿Qué hacer en las temporadas con menos carga de trabajo?

Actualizar el currículum, los perfiles de la redes profesionales y la página web

Es muy importante que actualices el currículum, los perfiles de Linkedin y ProZ y la información de tu página web siempre que puedas. Estoy segurísima de que no tienes la misma experiencia profesional ni la misma formación que cuando empezaste. De hecho, conviene que vuelvas a enviar el CV actualizado a las agencias o a los clientes que te han contestado que guardarían tu información en su base de datos. De esta manera, verán que has mejorado y que has ganado más experiencia y, quién sabe, puede que ahora tu perfil si encaje con lo que están buscando.

Buscar nuevos clientes y contactar con los clientes que ya tienes

Aunque a veces sea una tarea agotadora y desmotivadora, debes dedicar unas horitas para seguir buscando nuevos clientes. Está claro que no siempre conseguimos que nos contesten, pero créeme cuando te digo que al final habrá alguien que sí lo haga, incluso cuando han pasado meses desde que le enviaste el currículum. Por eso es importante que tengas un Excel con los datos de las agencias y los clientes directos a los que les has escrito. Así te será más fácil llevar un seguimiento y saber cuándo deberías volver a escribirles a aquellos con los que aún no has podido colaborar. Quizás la segunda o tercera vez tengas más suerte. ?

Hacer cursos o apuntarse a seminarios

Otra de las cosas que puedes hacer cuando dispones de más tiempo libre es formarte. Puede que ya tengas algún curso empezado que por fin puedes acabar (como es mi caso) o que hayas encontrado algún curso o seminario que te llame mucho la atención o sea útil para seguir especializándote.

Recuerda que también hay muchos recursos gratuitos de los que puedes aprender, por ejemplo, los pódcast sobre traducción (En sincronía, En pantuflas o Los podcasts de Traduversia), los blogs sobre traducción (20 000 lenguas, Algo más que traducir o En la luna de Babel), canales de YouTube (Traduversia, ATRAEORG o El idioma del cine) y artículos académicos.

Revisar las tarifas de tus servicios

A menudo, nos surgen muchas dudas con respecto a las tarifas que deberíamos aplicar para cada encargo, así que creo que es fundamental que eches un vistazo a tus tarifas si llevas mucho tiempo con las mismas y también que calcules tu tarifa mínima para cada servicio que ofreces si no lo has hecho todavía. Así te será más fácil saber si aceptar o no los encargos. 

Organizar los nuevos recursos y otros archivos nuevos

Lo normal es que se acumulen los glosarios, las páginas web en los marcadores, las memorias de traducción, las facturas y otros documentos después de un tiempo. Si no te ha dado tiempo a organizarlos cada semana, aprovecha este momento para hacerlo. ¡Tu ordenador lo agradecerá! ?

Desconectar y relajarse

¡Esto es fundamental! En los períodos con mucha carga de trabajo nos cuesta un montón sacar tiempo para descansar y disfrutar de nuestro tiempo libre. Tenemos que hacer todo deprisa y corriendo para llegar a todo y, al final, no disponemos del tiempo necesario para nuestras aficiones, para viajar o para estar con nuestros seres queridos o amigos. Así que aprovecha para relajarte y cargar las pilas.

Además, puedes tratar de hacer un horario que te permita sacar unas horitas libres durante las semanas con más faena. De esta manera, podrás tener tiempo para hacer deporte, salir a caminar, ir al cine, leer, tocar la guitarra, mejor dicho, para hacer lo que más te apetezca en ese momento. ¡No todo es trabajar!

Crear contenido para el blog o las redes sociales

Además de todo lo mencionado, puedes empezar a crear más contenido para tus redes sociales o para tu blog si lo tienes. Esto te dará más visibilidad, te permitirá conectar con otros profesionales y ayudará a otros compis y a los estudiantes de traducción e interpretación.

¿Y tú qué haces cuando tienes menos carga de trabajo? ¿Tienes algún otro consejo? Te leo en los comentarios.

Espero que te haya gustado la entrada y que te haya sido útil. ?

14

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *